sábado, 27 de marzo de 2010

Promiscuos musicales V, Miguel Bosé


Ya estamos todos. A los nombres de Joaquín Sabina, Alaska, Raphael y Montserrat Caballé se suma un quinto promiscuo musical: Miguel Bosé. No, no nació en España, si no en Panamá, pero aquí ha vivido la gran parte de su vida. Bosé también está ya de vuelta, forma parte de una familia 'cool' y se permite realizar declaraciones políticas, que a veces le cuestan más críticas de la cuenta. Pero su familia y su ideología es otra historia, a este blog viene por ser todo un promiscuo musical.

Precisamente ha cantado con tres de sus antecesores: 'Amante bandido' con Alaska, 'Morir de amor' con el niño de Linares y una versión de 'Sevilla' junto a la Caballé y su hija, Montserrat Martí. La promiscuidad musical de Bosé viene de lejos. En los 90 fue el presentador del 'Séptimo de caballería', programa musical en TVE-1, que se caracterizó por traer a grandes figuras del pop internacional, como Madonna, sin dejar de dar su sitio a los mitos patrios, como María Dolores Pradera o Rocío Jurado, propiciando duetos inéditos hasta el momento entre sus invitados.

Para recuperar (y rentabilizar) la nostalgia de los 80 en el año 2000 se embarcó en el tour 'Girados' con Ana Torroja. Pero la eclosión de su promiscuidad musical viene en la grabación del disco 'Papitour'. El cd 1 incluía temas nuevos, con lo más granado y comercial del pop en castellano: Alejandro Sanz, Shakira, Juanes, Paulina Rubio, Julieta Venegas o Ricky Martin. En el cd 2 había algunas colaboraciones nuevas y otras de discos anteriores. No tan comerciales, aunque con grandes como Chavela Vargas, Alejandro Fernández o Armando Manzanero.

Bosé también se permite duetos más 'alternativoides' como con Michael Stipe, líder de REM, u Hotel Persona. En la edición especial de Papito grabó otro dueto muy bailable con Gloria Gaynor, reina del disco de los años 70. Aunque funciona bien con voces masculinas (como Mikel Erentxun o Rafa Sánchez, de La Unión), personalmente me quedo con sus duetos con chicas, por ejemplo con Natasha St. Pier, Laura Pausini, Leonor Watling o la sobrinísima Bimba. Os dejo con una curiosa versión de 'Como un lobo', cantando con otra estrella pop internacional: Kylie Minogue. ¡Viva la promiscuidad musical, eso siempre!


video

viernes, 26 de marzo de 2010

Poemas III, En el puerto


Joven, de veintiocho años, en una nave de Tenos
llegó a este puerto sirio
Emes, con intención de aprender el negocio del incienso.
Enfermó, sin embargo, en la travesía. Y apenas
desembarcado murió. Su entierro, muy pobre,
tuvo lugar aquí. Pocas horas antes de morir
susurró algo como "casa", "padres muy viejos".
Mas quiénes eran, nadie lo sabía,
ni tampoco su patria, en la inmensidad del mundo griego.
Mejor así, pues mientras él yace
muerto en este puerto
siempre lo aguardarán vivo sus padres.


(Constantino Petrou Cavafis)

domingo, 21 de marzo de 2010

Aprendizaje



En estos días cumplo un año como conductor y tengo que retirar mi ele de mi coche. Y este sencillo gesto -retirar una placa con una 'ele' que indica que estás aprendiendo a conducir- me lleva a reflexionar y a preguntarme cuándo dejamos de aprender. La sociedad o la cultura nos marcan una serie de hitos que definen nuestras vidas: la educación reglada nos permite pasar de ser niños a escolares y luego alumnos de secundaria, de ahí a universitarios y otros amplían su formación con masters y otras disciplinas. ¿Recibir un título nos acredita como expertos en la materia que hemos estudiado? ¿Nos capacita para el mundo laboral? ¿Cuándo dejamos de aprender?

Y mucho más peliguada es la cuestión si la llevamos al terreno de lo personal, lo sentimental, lo humano. ¿Cuándo se supone que has aprendido a ser un buen hijo, un ciudadano comprometido, el compañero idóneo para la persona a la que amas? Nos encanta recibir premios, títulos, pasar barreras, cumplir años, escalar peldaños, poner nuevas picas en flandes. Pero todos llevamos nuestra simbólica 'ele'. Todos somos aprendizajes en esto tan complicado que es el vivir. Siempre estamos aprendiendo. Hasta aquellos que se vean más sobrados y crean que lo saben todo y que han aprendido mecanismos para vivir, la vida les sorprenderá, les planteará nuevas exigencias en lo sentimental, en lo laboral, en lo más íntimo, y, en algunos casos, les hará empezar de cero.

No quitemos nuestras 'eles'. Dicen mucho de lo que somos. Y hasta de lo que seremos. Siempre estamos aprendiendo. Siempre somos aprendices. Y ahí tenemos a Francisco de Goya, que siendo octogenario creó uno de sus últimos grabados en los que nos demostraba que él lo tenía muy claro: 'Aún aprendo'. Sigamos aprendiendo, posiblemente aún nos queda todo por aprender y al final de la vida no hayamos aprendido nada. O casi nada. O casi ná, como diríamos en el sur. Feliz aprendizaje vital. Ahí vamos.


miércoles, 17 de marzo de 2010

Poemas II


Nuestro amado compañero combatió con ojos, espada y lanza.

A veces caza a las mujeres, bellas gacelas;
otras a hombres, valientes leones.

(Al Mutamid)

lunes, 15 de marzo de 2010

El joven Murillo


El pasado viernes día 12 de marzo estuve en Sevilla y visité en el Museo de Bellas Artes la exposición 'El joven Murillo'. Me gustó mucho, tanto por la calidad de los cuadros expuestos como por la oportunidad de tener una visión más amplia de este pintor, "maltratado por la crítica y la historiografía", según Benito Navarrete, comisario de la muestra. Bartolomé Esteban Murillo "fue un artista de su tiempo, con los pies en la tierra, no es sólo un pintor de inmaculadas y sanjuanitos".



Con la intención de profundizar en el conocimiento de la producción juvenil del pintor se ha organizado esta muestra, que viene a cubrir un vacío en el estudio de Murillo. Entre los 23 y los 38 años realizó numerosas obras que entrocan con la tradición del Siglo de Oro español. Si ha pasado a la historia por sus pinturas de temática religiosa, sus escenas de niños en la calle o de ancianas son un ejemplo de su sensibilidad social. Una de las pinturas que me llamó la atención fue la de esa hilandera. Con esta anciana está representando a una alcahueta.


La Sevilla del siglo XVII fue una ciudad fastuosa, de las más grandes de Europa y más populosa que la capital, Madrid, por aquel entonces. Una mezcla de grandes palacios y de arrabales paupérrimos. El pintor mantuvo una relación estrecha con los franciscanos, que predicaban una doctrina de justicia social (entiéndase en un contexto religioso) y denunciaron la herencia de los desvalidos. Como el niño piojoso representado en el lienzo del Museo del Louvre, que descansa solitario y con un aire melancólico, despiojándose, después de haber comido lo que tenía a mano, como muestran los restos de crustáceos en el suelo.



Obras de denuncia social que muestran a niños realizando tareas cotidianas como comer o espulgarse. Estos cuadros proceden de colecciones extranjeras, ya que debido a la desamortización y al botín de la Guerra de la Independencia se perdió gran parte del patrimonio artístico de Murillo. De todas formas, en Sevilla se conserva una gran colección de obras, atesorada en el Museo y en otros estamentos, así como en el Museo del Prado y otras colecciones. Aunque esta muestra ha sido única, ya que nos presenta los primeros pasos de un artista que pasó toda su vida en Sevilla. Al contrario que su paisano Velázquez, no llegó a ser pintor de corte. Con los encargos religiosos tuvo para toda su vida. Murillo, pintor de inmaculadas, pero mucho más que eso.

miércoles, 10 de marzo de 2010

De tres en tres, III

Las malas lenguas de Roma cuentan que la emperatriz Mesalina tenía celda alquilada a su nombre, donde ejercía la prostitución, haciéndose llamar Lycisca. Al acabar la jornada pagaba su comisión al Leno y regresaba al palacio. Se cuenta que por una apuesta con otra prostituta en una jornada atendió a una centuria.

En 1905 Pablo Picasso empezó el retrato de la escritora estadounidense Gertrude Stein, en plena época rosa. Lo dejó inacabado y lo retomó al año siguiente. Cuando la escritora lo vio le comentó al artista que no se parecía a ella. 'Ya se parecerá', fue su respuesta.


En cierta ocasión Miguel de Unamuno estaba dialogando con un joven muy feo. En un momento de la conversación le preguntó si creía que el hombre desciende del mono. "Lo malo -dijo Unamuno mirándole- no es que el hombre descienda del mono, sino que vuelva a él".

lunes, 8 de marzo de 2010

Gala de los Oscar 2010



La noche de los Oscar para un mitomanario es algo así como la noche de Reyes. Ilusiones, expectativas, incluso nervios. Sí lo reconozco, me vuelvo como un niño. Aunque en líneas generales la gala de este año me pareció más sosa y previsible que la de años anteriores. En la terna de premiados apenas hubo sorpresas. Pero la gala siempre es un desfile de estrellas y regala grandes momentos para el espectador. Una noche en la que no se sabe si tiene más protagonismo la moda o el cine.



Después de seguir la gala durante más de una década es evidente que se están introduciendo cambios para hacerla más 'comercial' y atraer el interés del público adolescente. Con esa intención se opta por poner a presentar a gente como Miley Cirus (o lo que es lo mismo: Hannah Montana), Zac Efron o las estrellas de 'Crepúsculo' Taylor Lautner y Kristen Stewart. Por el contrario, las 'viejas glorias' cada vez tienen menos espacio. A un mitomanario como yo le gustaría que también entregaran Oscar leyendas de Hollywood. Muchos jóvenes ni las conocerían y seguramente en otros casos hasta serviría para dar testimonio de que no han muerto. No me gustó que no se entregaran durante la ceremonia los premios honoríficos. Lauren Bacall se merece toda una ovación de gala, es una de las pocas leyendas vivas.




¿Y los presentadores? Steve Martin y Alec Baldwin. Bueno, me gustaron más los conductores de años anteriores. Tuvieron poco protagonismo, aunque en su diálogo del inicio no dejaron títere con cabeza. Ya se sabe: comentarios mordaces sobre las estrellas de Hollywood. La gala apenas tuvo momentos reivindicativos, quizás con Obama ya no sean tan necesarios. Los afroamericanos han adquirido una enorme presencia y cada vez se premia más a películas de temáticas más sociales y dramas con cierto sentido crítico. En eso también ha habido una gran evolución en estos últimos años.



Algunos buenos momentos de la gala: el discurso de Mo´Nique, el número de los bailarines o el galardón para la argentina 'El secreto de sus ojos'. También hizo historia (qué nos gusta esa expresión, tan manida) Kathryn Bigelow, al ser la primera mujer en ganar un Oscar a la mejor dirección. También me gusta que cuando aparecen los presentadores en escena la orquesta entona algunas de las melodías más reconocibles de la historia del cine (desde el tema central de ET hasta Moonriver, de 'Desayuno con diamantes').



La paradoja Sandra Bullock, decía un titular. Y así es: en el mismo año una actriz ha ganado el Oscar y el razzie, premio paródico a la peor interpretación. Tiene su mérito. No me gusta Sandra Bullock la verdad, nunca me ha gustado, pero enhorabuena. En la categoría de 'actrices de comedia romántica' prefiero a Julia Roberts. Por cierto más críticas de un mitomanario: del espectacular reparto de 'Nine' tan sólo la nominada Penélope Cruz presentó un Oscar, el resto no vi a nadie, no sé si acudieron a la ceremonia. Qué desperdicio no contar en escena con Sofía Loren, Nicole Kidman, Marion Cotillard, Judi Dench, Kate Hudson e incluso hasta Fergie.





El duelo entre 'En tierra hostil' y 'Avatar' ha sido algo así como en versión española el de 'Ágora' y 'Celda 211'. Salvando todas las diferencias, eran la gran superproducción contra la peli de menor presupuesto, pero mayor contenido social. Y en ambos casos las más taquilleras se tuvieron que conformar con los llamados premios menores o técnicos. No he visto la película ganadora, así que no puedo opinar. Pero es cierto que la ceremonia, como esta era de Internet, cada vez está más multicultural, más mezclada y se nomina a películas que hace apenas unos años no tendrían cabida. Parece ser que la entrada de savia nueva en la academia también hace que vayan variando los gustos de quienes mandan su papeleta para elegir a la cinta ganadora. Atrás quedaron los tiempos de 'Shakespeare in love'. Las últimas cintas ganadoras han sido 'No es país para viejos', 'Slumdog millionaire' y 'En tierra hostil', ninguna de ellas ejemplo de superproducción.






Momentos frikis: Ben Stiller vestido de na´vi, la aparición de Macauly Culkin o la presencia de la estrella de la televisión americana Oprah Winfrey, haciendo un elogio de Gabourei Sidibi. Y continuas alusiones a Meryl Streep, a quien todos adoran en la industria.



Y la moda. Por supuesto. Desde los looks estrafalarios de Cher, el vestido de pato de Björk o aquella (no recuerdo quién) que fue con un vestido de tarjetas de American Express, ya no se han visto cosas parecidas en la alfombra roja. En general clasicismo y algún que otro exceso. En apenas minutos el ciberespacio se llena de millones de referencias de las mejor y peor vestidas. Y así es esta noche de moda y de cine. Como decía Carlos Boyero en su columna de El País, el cine es esa droga que nos cautiva y los Oscar siguen teniendo todo el resplandor, el glamour y siguen generando el mismo interés de antaño. Aunque la pantalla ya no sea en blanco y negro y los jóvenes actores nunca jamás recuperen ese halo de misterio que envolvía a las estrellas de los años 30. La vida pasa. El cine permanece. Y final mitomanario, con cita incluida: 'El cine es el paraíso en este valle de lágrimas' (Woody Allen).

viernes, 5 de marzo de 2010

Pablo Milanés en La Línea


El cantautor cubano Pablo Milanés ofreció un recital anoche en el Palacio de Congresos de La Línea. Fui a verlo con mi madre. Llevo una racha de cuatro cantautores en apenas dos meses: Víctor Manuel, con quien Milanés grabó un disco, Vanesa Martín y Rosana. Y se nota. Sus letras son más cuidadas, su estilo, siempre más íntimo y personal. No interpretan canciones estereotipadas, salidas de la mente de otros, que pueden valer para muchos cantantes. Serían canciones intercambiables. En el caso de los cantautores su música es única, aunque otros puedan versionarla, claro que sí, pero esas canciones son suyas.
Días de gloria, En saco roto, Nostalgias, Mírame bien, La soledad, Matinal, Despertar. Acompañado por dos músicos, que tocaban sendos pianos y uno de ellos el violín, Pablo llegó y se sentó en el centro del escenario. Tocó la guitarra en algunos de los temas. Pose rotunda y segura. Hacía mucho tiempo que no actuaba en La Línea y le tocó repasar sus clásicos, así como dar a conocer temas de 'Regalo', su último trabajo discográfico, de 2008. Mi momento favorito del recital fue cuando cantó Yolanda, esa deliciosa canción de amor. Me acordé de una de mis amigas y lectoras,je,je. Y como propina: Para vivir. Precisamente con esa canción os dejo. Sensibilidad, cercanía y compromiso humanista. Señoras y señores: Pablo Milanés.

video

miércoles, 3 de marzo de 2010

Poemas I, Esplendor en la hierba



Aunque mis ojos ya no puedan ver ese puro destello,
que en mi juventud me deslumbraba;
aunque ya nada pueda devolver
la hora del esplendor en la hierba
de la gloria en las flores,
no hay que afligirse.
Porque la belleza siempre subsiste en el recuerdo.

(William Wordsworth)

lunes, 1 de marzo de 2010

Tempus fugit


«Tempus fugit, sicut nubes, quasi naves, velut umbra».
El tiempo vuela, como las nubes, como las naves, como las sombras.

Abrí enero con la primera entrada del año.
Febrero con Lady Gaga.
Y ya estamos en marzo.

Hace nada nos estábamos tomando las uvas y ya han pasado los dos primeros meses del año. Quedan otros diez. Un tópico literario, pero una gran verdad. 'Tempus fugit'. El tiempo vuela, se nos escapa entre los dedos, se va. Parece que hay ciertas cosas que no van a llegar nunca, pero llegan y hasta se pasan. A veces vivimos proyectándonos tanto en el tiempo (qué tengo que hacer dentro de una hora, en un mes, un viaje dentro de medio año, qué será de mi vida en una década), que nos estamos perdiendo el momento presente. Ese aquí y ahora del que tanto se habla. En definitiva: disfrutemos la vida. Quedan otros diez meses por delante y seguro que serán mucho mejores y tendrán cosas mucho más buenas que los dos que acaban de pasar para siempre.

Disfrutad el día. Gozad la vida. Feliz mes de marzo. Tempus fugit. Y viva Lady Gaga, ya de paso.