domingo, 31 de enero de 2010

Víctor Manuel en La Línea



Anoche fui con mi madre a ver el concierto que dio Víctor Manuel en el Palacio de Congresos de La Línea. El cantautor asturiano, acompañado por un guitarrista y por su hijo, David San José, al piano, fue repasando los temas más conocidos de su carrera, así como otros que no tuvieron tanto éxito. 'Vivir para cantarlo' se llama esta gira íntima, muy cercana al público, en la que la música tiene una gran importancia, pero también la palabra. Entre canción y canción el cantautor asturiano iba desgranando recuerdos de su infancia y de su vida.

A estas alturas Víctor Manuel no tiene nada que demostrar, tiene un público mayoritario, más aún si canta en unión de su mujer, Ana Belén, y es reconocido como uno de los grandes autores del panorama musical. Pero en este tipo de espectáculos la política y el compromiso también tiene importancia. Víctor Manuel recordó la transición, sus problemas con la censura, la lucha política en los 70 y compartió varias canciones en las que reclamaba libertad. En los 80 su música vuelve a conectar con el gran público y se abre a otros temas, sin dejar de lado su sensibilidad social. Su recital nos lleva hasta canciones más recientes, que también hablan de los temas que le interesan hoy día, como el atentado en Nueva York del 11 de septiembre, la violencia de género o la memoria histórica.

'El abuelo Vítor', 'La planta 14', 'María Coraje', 'Quiero abrazarte tanto', 'España camisa blanca', 'Ay, amor' o 'Nada sabe tan dulce como tu boca' fueron algunas de las canciones que interpretó. Mi favorita es 'Sólo pienso en ti', todo un clásico, conmovedora. Esta canción está basada en una historia real y sus protagonistas, dos personas con una discapacidad psíquica, viven, trabajan y tienen tres hijos, que cuidan de ellos, según relató el cantautor. Víctor Manuel conquistó al público, aunque en estos casos ya viene conquistado de casa. Un repaso musical, un recuerdo a nuestra historia que ya parece muy lejana. Entre tanta música escapista y tanto tópico, se agradece escuchar canciones que hablan de la vida real, de los problemas de la gente, y nos hacen reflexionar. Y recordar lo que ya parece muy lejano, pero lo que permitió que seamos lo que somos ahora. También me gustó su evocación asturiana, recordando leyendas y mitologías. Aquí os dejo con una de ellas: El cuelebre. Esta interpretación es de 1985, actualmente Víctor Manuel tiene 62 años.

video

No hay comentarios:

Publicar un comentario