viernes, 15 de abril de 2011

Barco a Venus


Atención. Un barco está a punto de salir a Venus. Las plazas son limitadas y se ha abierto un proceso de selección. En este barco no puede entrar cualquiera, aquellos que ocupan un puesto deben cumplir una serie de características y de requisitos. No buscamos a los más inteligentes ni a los más capaces en sus respectivos saberes, más bien al contrario. Este barco está dirigido a los soñadores, a los idealistas, a los utópicos, a los que no comulgan con los valores imperantes, a los que ven más allá, a los que creen que la telebasura es daniña, a los que consideran que la media de los políticos es muy inferior al nivel de los votantes, a los que creen que este sistema ha petado, ha llegado a su fin y que la gran mayoría de la gente es incapaz de ver que este barco no va a ningún sitio.

Suban al barco a Venus los que no se conforman, los que quieren bajarse de este mundo, los incomprendidos, los criticados, los ninguneados, los fantasiosos. Los que dan más valor a las palabras que a los hechos. Los que tienen tanto que dar que no encuentran vías para canalizarlo. Los que no se cansan de perseguir un sueño, los que se niegan a estar tristes porque es lo fácil, los que no se resignan. Aquellos a los que una respuesta les genera preguntas y no creen en las verdades absolutas. Los artistas de la filosofía, los filósofos de la palabra, los que no leen ningún blog, aquellos que creen que las redes sociales son una pérdida de tiempo. Los que no convencerán a la masa, ni siquiera lo intentarán. Los que no se conforman, los que aspiran al cielo, los que no encuentran alegría en esta tierra y necesitan buscarla más allá de las estrellas. Los que no nos venden nada. Ni lo pretenden.

El viaje es largo y el trayecto peligroso. Incluso ni siquiera se puede garantizar la seguridad de los tripulantes. Pero si algún día se llega, si el barco recala en Venus, todos los sinsabores de este extraño viaje habrán merecido la pena. Recuerden: plazas limitadas. Apúntense ya quienes quieran flotar porque sienten que en este mundo lo único que hacen es hundirse.

3 comentarios:

  1. No sé si soy la primera en apuntarme, pero ya puedes pasarme el pergamino donde escribir mi nombre, como viajera idealista que no está conforme con esta sociedad. Viajar a Venus es una oportunidad única en el mundo, así que voy ya a comprar mi casco espacial ;)

    ResponderEliminar
  2. Yo también me apunto, y quiero ir junto a la ventana.

    ResponderEliminar
  3. listo para el viaje, aunqe haya llegado algo atrasado.....

    ResponderEliminar